Archivo

Archive for the ‘Montañas mágicas’ Category

Volcán de Lanín-Patagonia

diciembre 2, 2009 Deja un comentario

volcan lanin patagonia

volcan lanin patagonia

Cuentan las leyendas patagónicas que hace muchos años, vivía en la cumbre del Lanín, Pillán, el Dios del mal, aunque por otra parte era un dios justo y defensor de la naturaleza. Un día, algunos jóvenes de la tribu de Huanquimil, persiguiendo huemules, de cuya carne se alimentaban, y se abrigaban con su piel, llegaron, sin darse cuenta, a una gran altura del Lanín. Pillán, como dueño de la montaña, desencadenó una tormenta y el volcán empezó a arrojar lava, humo, llamas ardientes y cenizas que provocaron el terror de la población. El brujo de la tribu, anunció tras algunos días en el hueco de una montaña, que para aplacar las iras de Pillán era necesario sacrificar a Huilefún, la hija menor del cacique, y arrojar sus restos en la hoguera del volcán. El cacique no tuvo más remedio que aceptar el terrible fallo. El portador de la princesa sería el muchacho más joven y más valiente de la tribu, Quechuán, a quien el brujo dio las explicaciones del caso. Quechuán cargó a la muchacha en sus hombros y la llevó hasta el lugar de la montaña donde con más fuerza soplaban los vientos de Pillán, y allí fue abandonada en aquella soledad. Inmediatamente vio acercarse en vuelo majestuoso, un cóndor cuyos ojos refulgían con llamaradas de fuego. El ave tomó a la joven con sus garras y elevándose con ella la arrojó al mismo cráter huracanado. Densos nubarrones ocultaron el cielo y una espesa nevada cubrió la hoguera. Desde entonces el Lanín es un volcán apagado, con sus fuegos sin duda ocultos debajo de la cúpula.

Anuncios

El Teide

noviembre 4, 2009 Deja un comentario
El Teide- Tenerife

El Teide- Tenerife

El Teide era una montaña considerada sagrada desde la antigüedad y que tenía reministencias mitológicas, como el Monte Olimpo en Grecia. Para los aborígenes guanches este volcán era sagrado y recibía el nombre de Echeyde (que después de una castellanización, derivó en el nombre actual) que significaba infierno. Según sus creencias en él vivía Guayota, el demonio del mal. Según la leyenda, Guayota secuestró al dios Magec (dios de la luz y el sol), y lo llevó consigo al interior del Teide. Los guanches pidieron clemencia a Achamán, su dios supremo. Achamán consiguió derrotar a Guayota, sacar a Magec de las entrañas de Echeyde y taponar el cráter. Dicen que el tapón que puso Achamán es el llamado Pan de Azúcar, el último cono, de color blanquecino, que corona el Teide. La luz aquí es distinta. La vida transcurre entre rocas, arena y viento. La fortaleza de las muchas especies animales y vegetales que aquí viven es impresionante.
Echeide o Echeyde es el nombre que daban los guanches al Teide. Según transmitieron la mayoría de los cronistas, los guanches concebían a la montaña como el lugar que albergaba las fuerzas del mal, principalmente la figura maligna de Guayota. Otros autores más recientes afirman que el Teide sería para los antiguos canarios una especie de Axis Mundi.
Los numerosos “escondrijos” hallados en la montaña con restos arqueológicos de instrumentos líticos y cerámicos han sido interpretados como depósitos rituales para contrarrestar la influencia de los genios maléficos, práctica recogida también en la Kabylia amazigh.
Fuente: Wikipedia. Más información aquí.